Heladería italiana Holy Cow en León

Los amigos de holy Cow

Desde hace unos años en León somos un auténticos privilegiados de poder disfrutar un auténtico helado italiano, y estoy seguro que en muy pocas ciudades españolas se puede decir lo mismo. El Holy Cow es la cuna del helado artesano en León, 

Daniele y Mauricio son dos italianos de la zona de Venecia que desde el 2010 [si la memoria no me falla] decidieron cambiar su Italia natal por León para abrir este pequeño local situado a dos minutos de la catedral. Desde entonces, en el cada vez más concurrido barrio romántico de León, se encuentra el Holy Cow que se ha convertido en lugar de encuentro de locales y sobre todo de la comunidad extranjera que habita por León. Siempre que voy, alguna de la mesas está ocupada por algún estudiante de intercambio que está viviendo en la residencia que está al lado o algún peregrino del Camino de Santiago.

Respecto a los helados son todos caseros y se preparan diariamente en el local. Además siempre tienen nuevos sabores que van probando, así que nunca te aburres de probar cosas nuevas. Os dejo con la única foto del helado que tengo.

Holy Cow

Qué Dios bendiga el helado del Holy Cow!

Los fines de semana que vuelvo por León no falla tomar un café y una bola de helado con mi gran amigo Dani. Eso sí, no es lo único que puedes tomar, también tienen una crostata maravillosa, bizcochos, batidos, pizza, etc. En verano el ritual del ir con los peques a por un helado es una tradición diaria.

Acaban de abrir después de su periodo de hibernación anual, ya que abren de marzo a noviembre. Así que ya sabéis, si estás por León es visita obligatoria pasar a conocer este templo del helado. Que no se diga luego que León no es una ciudad cosmopolita, si poco más y parecemos Nueva York!

Los datos de contacto del Holy Cow

Quieres recibir las siguientes recetas en tu correo?

Suscríbete a la lista de correo de Cómeme la pizza

Muchas gracias por apuntarte

Algo salió mal.

  • Dani

    Muy de acuerdo con este post! A quien tenga dudas… se resuelven en solo una visita 🙂

    • Creo que el último día me invitaste tú, así que ya sabes, en semana santa me toca a mi.