Hoy vamos a preparar una pizza algo especial. Nos salimos un poco de lo que se puede considerar una típica pizza cuatro quesos, ya que vamos a preparar una pizza de quesos que tengamos por casa añadiéndole un toque especial.

La idea de esta pizza es dar salida a los quesos que podamos tener en nuestra casa pero siempre con algo de criterio.

Qué quesos utilizamos en la pizza

Por lo general los quesos que vamos a utilizar los debemos elegir siguiendo estos criterios:

  • Un queso cremoso como queso base: Generalmente utilizamos queso mozzarella, pero podemos utilizar cualquiera que tengamos que funda bien: en esta categoría entran también la ricotta o el mascarpone.
  • Un queso con algo de personalidad: en este caso he utilizado algo de queso de mahón que tengo, pero nos valdría un poco de queso de oveja
  • Un queso azul para dar potencia: la pizza siempre tiene que llevar un toque de queso azul que dé a la pizza ese sabor característico. En esta ocasión he utilizado queso italiano gorgonzola, pero en otras ocasiones he utilizado un queso de Valdeón de León que también queda muy bien
  • Queso para dar el último toque: en este caso recomiendo poner por encima unas lascas de parmesano o grana padano, pero si no tuviésemos, un poco de queso de oveja también nos valdría.

Ingredientes para preparar la pizza de quesos con pesto

Paso 1

Para preparar esta pizza de queso, primero partimos la cebolla roja y la ponemos a confitar con un poco de AOVE y sal a fuego medio para que vaya soltando todo el agua, y la dejamos ahí alrededor de unos quince minutos, revisando para que no se nos queme.

Paso 2

En un robot de cocina mezclamos los pistachos pelados y limpios, la albahaca fresca y echamos un buen chorro de aceite de oliva para que ligue todo muy bien. A este pesto no hace falta que le echemos queso, como al pesto a la genovese por ejemplo, ya que como luego la pizza ya lleva suficiente queso, así no no nos pasamos de queso, ya que la pizza va a llevar bastantes.

Paso 3

Ahora para preparar la pizza hacemos como siempre. Primeros extendemos la masa que tenemos previamente preparada y hacemos la forma de la pizza. La prehorneamos unos minutos en el horno para que pierda un poco de humedad, y la sacamos.

Ahora echamos un poco de salsa de tomate por encima de la pizza, aunque si queremos la podemos hacer sin tomate también. Yo lo he hecho de las dos formas, y el resultado siempre es exquisito. luego ponemos la mezcla de quesos y la cebolla pochada por encima y lo metemos en el horno cinco minutos a 230Cº.

Paso 4

Una vez que el queso se ha fundido y se empiezan a tostar los bordes, sacamos la pizza y echamos el pesto de albahaca y pistachos por encima. Por último se puede decorar con un poco de parmesano rallado  y ya está.

Otras pizzas con pesto que tengo en el blog y que os pueden gustar son estas:

Si os ha gustado esta pizza, compartidla con tus seres queridos!!

Quieres recibir las siguientes recetas en tu correo?

Suscríbete a la lista de correo de Cómeme la pizza

Muchas gracias por apuntarte

Algo salió mal.